Lexi Doña no puede parar de correrse de uno de los agujeros